El método del caso como estrategia didáctica para la formación de administradores de empresas

 

Resumen:

Los estudios de caso han sido un instrumento didáctico básico en la preparación de directivos y administradores de negocios. Este trabajo presenta un resumen acerca de qué es un caso, sus requisitos, el propósito y las técnicas para la escritura de los mismos. Se discuten las ventajas y limitaciones de este sistema de enseñanza-apren- dizaje. Finalmente, plantea la utilización del método de caso en la Harvard Business School.

Palabras clave: Método de caso, estrategia didáctica, técnica de la pregunta, dirección empresarial.

 

Abstract:

The case studies have been a basic didactic instrument in the formation of managers and business administrators. This work presents a resume on the nature of the case, its stages, the proposal and technicals and limits of this system for teaching-learning. It presents the case studies in the Harvard Business School too. Key words: Method of case, didactic strategie, tecnical of the question, empresarial direction.

 

Introducción

En la enseñanza de la administración, como en la enseñanza de cualquiera otra disciplina, el profesor tiene que elegir entre un número variado de métodos, aquel que él crea que se adapta mejor a las necesidades del material y a las de sus estudiantes. El profesor de administración afronta un problema que no se encuentra en otras disciplinas académicas. Su función primaria es la enseñanza a los estudiantes, el cómo hacer algo, más bien que ayudarles a entender teorías o enseñarles hechos. Al enseñar a sus estudiantes cómo administrar, debe hacer algo más que repetir información. Debe enseñarles cómo organizar y analizar datos, tomar e implantar decisio- nes, lograr buenas relaciones interpersonales, etc. La administración no puede ser reducida a una serie de reglas y teorías para ser aprendidas. El estudiantes tiene que tener la oportunidad de aplicar lo que ha aprendido.

 

El inconveniente más serio del método de trabajo real es que puede ser muy costoso en términos de tiempo y dinero. Otra dificultad es que las presiones de llegar a tener el trabajo realizado pueden inducir a la pérdida de objetividad por parte del profesor y del estudiante. El estudiante no puede salirse de la situación planteada para alcanzar un punto de vista objetivo. Finalmente, puede que las situaciones de aprendizaje no se adecúen a los objetivos del curso. El profesor puede decidir que es hora de que el estudiante aprenda a tratar con conflictos interorganizacionales, mientras que en el trabajo puede no haber ninguna situación conflictiva apropiada que pueda ser observada.

 

De esta forma, el estudiante puede completar todo su trabajo sin afrontar situaciones críticas para su formación completa. Lo que se necesita, por lo tanto, es un método que combine en sí lo mejor de los métodos de conferencia y de trabajo práctico. El método del caso satisface este criterio. Un caso es el material de enseñanza que simula una situación administrativa de la vida real en el aula de clase. Los casos presentan situaciones administrativas similares a las que el estudiante puede afrontar, en un futuro, en el medio laboral. Los estudiantes, al analizar estas situaciones y quizás sugiriendo soluciones al problema, tendrán oportunidades de practicar las habilidades que necesitan para llegar a ser buenos administradores.

 

Hay muchos usos convencionales del término “caso”. El “método de caso” tiene una larga historia, y encierra muchos campos de enseñanza diferentes. Surgió en la Facultad de Derecho de la Harvard University. Por eso es necesario limitar este concepto, en este texto, únicamente a la dirección y administración de empresas.

 

¿Qué es un caso?

El término “caso”, en la forma utilizada aquí, se refiere a la descripción narrativa de una situación de la vida real, incidente o suceso, que envuelva una o más decisiones. El caso presenta toda la información básica apropiada que conduzca a la decisión o decisiones y puede o no puede incluir las decisiones reales o las consecuencias de éstas. Se destaca el énfasis en la palabra “descripción”. Una narración descriptiva no contiene análisis. Un caso no debe incluir la interpretación del autor o el análisis de la situación o de ninguna otra información, datos o decisiones que forman parte de ella. Una palabra puede hacer la diferencia entre una descripción objetiva y una interpretación no objetiva de los hechos. Por ejemplo, supóngase que nosotros decimos: “El señor Fulano decidió tener una reunión para analizar las características del mercado”. “Esta declaraciones una descripción neutra de un hecho. Pero si decimos: “El señor Fulano decidió tener una reunión improductiva para analizar las características del mercado”, esta frase ya no es neutra. La sola palabra “improductiva” ha cambiado la frase de una descripción de un hecho a una expresión de la opinión del autor.

Uno de los fines principales de un caso es el de estimular a los estudiantes a que hagan sus propias interpretaciones y análisis de la situación descrita en el mismo. Si el escritor del caso incluye su propia interpretación o análisis, el valor del caso no tiene validez.

El segundo término clave es “vida real”. La narración debe estar basada en una situación que en realidad ocurrió, no novelada. Aunque los materiales ficticios se presten a veces para la construcción de un caso, su uso no es aconsejable. No sólo debe basarse en una situación de la vida real, sino que, además, debe estar escrito de una” manera verosímil. Se deben utilizar frases descriptivas breves. Es conveniente utilizar recursos estilísticos, tales como el diálogo, para aumentar la credibilidad. En suma, es conveniente escribir la narración de modo que el lector sienta que está presenciando la situación, al mismo tiempo que ésta se desarrolla.

La tercera palabra clave en la definición es “decisiones”. Un caso debe tener, como fin central, ejercitar la toma de decisiones. La palabra “decisión” implica que existe una elección de alternativa. Debe haber vías alternativas de acción entre las cuales se pueda elegir.

Finalmente, se pueden incluir las decisiones reales tomadas por los participantes en el caso* Si se incluyen las decisiones, pueden no incluirse las consecuencias de estas decisiones; todo depende del propósito del caso.

Si se desea simplemente que los estudiantes consideren las alternativas y tomen una decisión, entonces se deben presentar las diferentes opciones con que se enfrenta el directivo pero no la decisión que él tomará. Si se desea que los estudiantes analicen y evalúen la decisión tomada por los participantes, entonces se debe incluir la decisión, pero no las consecuencias. Si se desea que los estudiantes analicen todo el proceso, entonces las consecuencias de las decisiones tomadas en la situación del caso deben ser incluidas.

Generalmente, los casos se pueden clasificar, según la estructura de los mismo, en dos: simples y complejos. Un caso simple describe una situación que involucra un pequeño número de par- ticipantes, cubre un período corto de tiempo y se concentra en un problema o decisión principal. La extensión ordinaria de un caso simple es entre una y diez páginas.

Un caso complejo describe series múltiples de hechos, que tienen lugar a lo largo de un extenso período de tiempo, y relacionados con algún tema central. Es en estos casos, cuando se incluyen, con mayor frecuencia, las consecuencias de las decisiones. Sin esta información, una descripción demasiado larga de los hechos no puede presentarse de una forma lógica. La extensión ordinaria de tales casos es alrededor de unas veinticinco páginas, pero a veces llegan hasta tener cientos de páginas. Obviamente, estos casos toman mucho más tiempo para leerlos y analizarlos que los casos simples.

 

Requisitos de un buen caso:

  1. Exactitud;Su observación e información deben ser completamente fieles a los hechos.

  2. Objetividad: La objetividad es vital en todo caso. Se debe observar e informar sobre los hechos, y sólo los hechos, de la situación en cuestión. No se debe dejar nunca que las opi- niones, preferencias o valores interfieran con la observación o información. La objetividad no es siempre fácil de conseguir y por eso es necesario estar alerta para impedir que puntos dé vista particulares se incluyan en un caso.

  3. Claridad: Esto significa que un caso debe ser presentado de una forma que no sea ambigua, de modo que no haya posibilidad de confusión por parte del lector en lo relacionado con los aspectos importantes del caso.

  4. Lógica: Se debe emplear un orden cronológico en la redacción de los informes. Cada hecho informado debe tener alguna relación con el punto central del caso y debe tener alguna relación con los hechos precedentes y con los que se narran a continuación. Todo lo que se requiere es que se utilice alguna progresión lógica.

    Se debe incluir en la descripción de la situación: ¿Quiénes son los personajes principales? ¿Cuál es la situación? ¿Cómo y en qué orden suceden u ocurrieron los hechos descritos? ¿Dónde? ¿En qué ambiente? ¿Cómo se desarrolló el proceso de toma de decisiones?

  5. Sensibilidad a la importancia de los detalles: Es imposible informar de todos los detalles de una situación dada. Incluso si fuera posible, no sería deseable, pues un caso llegará a ser interminablemente largo y aburrido, y el tema central se perdería en medio de una abundancia de detalles no pertinentes. En toda situación hay una cuestión o punto central.

Finalmente, al escribir un caso se deben procurar la brevedad y la concisión en la estructura de las frases. Estos aspectos se reflejarán en el progreso de la narración y ayudarán a omitir detalles ajenos a la cuestión, y, de esta forma, a retener el interés del lector.

 

¿Cuál es el propósito de un caso?:

Las situaciones se repiten raramente de la misma forma; por lo tanto, el propósito de la enseñanza por medio de casos no es el ayudar a los estudiantes a que aprendan “fórmulas” o soluciones únicas a problemas específicos, El propósito es de dar a los estudiantes la oportunidad de adquirir un entendimiento generalizado de los problemas que pueden encontrar y de ayudarles a desarrollar habilidades y destrezas para la solución de problemas, de una forma sistemática, que conduzca a soluciones viables.

En cualquier caso, el hecho que se seleccione como el centro de la situación, debe encerrar en sí un elemento básico: debe tener necesidad de tomar una o más decisiones. Si un caso no da a los estudiantes la oportunidad de tomar una decisión, analizar y evaluar el proceso como se llegó a ella, o de resolver un problema, entonces no será útil.

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Hispanic American of Entrepreneurs LLC. Tlf. 91 198 5404 info@hispanoamericancollege.com